lunes, 2 de marzo de 2015

LA TRANSFIGURACIÓN DE JESÚS

 
 
Imagen.- La Transfiguración.
Autor.- Juan de Borgoña.
Fecha.- 1.509.
Técnica.- Oleo sobre tabla.
Lugar.- Retablo Mayor de la Catedral de Avila.


     La Transfiguración, como tema artístico, comenzó a tratar por los pintores y escultores, mayoritariamente, a partir del año 1.456, cuando para dar gracias a Dios por la victoria de los Cristianos a los Musulmanes en el Asedio de Belgrado, el Papa Calisto III instituye la Festividad de la Transfiguración en el calendario cristiano.

         La presente obra se encuentra en la parte central del Retablo Mayor de la Catedral de Avila. se trata, sin duda, de una de las obras más importante pictóricas de esta época de la ciudad de Avila. Comenzo a ejecutarla Berruguete en el año 1.499, a la muerte repentina de este, Santa Cruz retoma los trabajos de pintar dicho retablo, pero de nuevo la muerte de este Maestro, hace que se encargue de la ejecución y del final de las obras Juan de Borgoña.

         La escena se divide en dos subescenas, en la parte superior encontramos a Jesús junto a Moises y Elias, mientras que en la inferior, siguiendo el relato evangélico vemos a los tres apóstoles que acompañan a Jesús: Pedro, Santiago y Juan. Jesús aparece en el cetnro de la imagen superior, vestido, no como indican los textos evangélicos con una túnica blanca sino con una túnica grisaceo, los brazos abiertos, recordando a los sacerdotes, durante la Eucaristía y rodeado por un halo dorado que nos recuerda su divinidad, sobre Él, una leyenda que dice: "Este es mi hijo mi predlecto". Junto a Jesús, aparecen Moises, vestido con una túnica verde y esclavina de color rojo, con la tabla de la alianza en sus manos, y los dos cuernos, con los que tradicionalmente se la ha representado en el arte cristiano, recordemos la imagen del Moises de Miguel Angel. Y al otro lado Elias, el profeta, que aparece sin simbolos, vistiendo una saya de color verde y esclavina roja.

          En la parte inferior nos encontramos, como he dicho con anterioridad a los tres apóstoles: Pedro, pintado como un hombre adulto, calvo y con barba blanca, vestido con túnica roja, y manto verde, hablando, por la postura de sus manos con el Señor, recordemos su frase: "¡Qué bien se está aquí!". Santiago en el centro, como un peregrino, capa azul y túnica negra, intenta cubrir con sus manos sus ojos, para defenderse del resplandor del cielo y Juan, un hombre joven, sin barba, con cabello rubio, que viste un túnica amarilla, manto rojo, orando, las manos juntas sobre el pecho, y un libro: el Evangelio o el libro del Apocalipsis a sus pies. Siendo el único de los apóstoles al que se le representa con su atributo tradicional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario