martes, 14 de abril de 2015

LA EXPULSIÓN DE LOS MERCADERES DELTEMPLO


Imagen.- La Expulsión de los Mercaderes en el Templo.
Autor.- Francesco Bassano
Fecha.- Datado hacía 1.585
Técnica.- Oleo sobre Lienzo.
Lugar.- Colecciones del Museo del Prado de Madrid, en la actualidad sin exponer.


      Los cuatro evangelistas relatan en sus Evangelios la escena de la Expulsión de los Mercaderes. Tan sólo hay una pequeña diferencia entre los tres sipnóticos (Mateo, Marcos y Lucas) y el Evangelio de Juan. Situando la escena los tres, el Domingo de Ramos, al poco de entrar Jesus triunfante en la ciudad de Jerusalen y Juan que situa la escena durante la primera Pascua de Jesus en Jerusalén. El Señor entra en el Templo y encuentra el lugar tomado por mercaderes, cambistas que hacen negocio con las Ofrendas y los Sacrifiicos del Templo. Enojado derriba las mesas, y expulsa a aquellos hombres diciendo: "Mi casa será llamada casa de oración, pero vosotros la habéis convertido en una cueva de bandidos". 

      Esta obra pertenece a la Colección Real que conserva el Museo del Prado de Madrid, se trata de un regalo del Duque de Medina de las Torres al Rey Felipe IV. Y en la actualidad, desgraciadamente se encuentra entre las obras que el Prado no expone. Hasta el siglo XIX estuvo expuesto en el Monasterio de San Lorenzo del Escorial, de donde fue enviado al Museo del Prado. 

      Francesco Bassano se inspira en una obra, del mismo titulo, de su padre, Jacopo Bassano, que en la acutialidad se conserva en la National Galery de Londres. 

      El autro nos situa en el interior de un temlo renacentista, con grandes columnas, con cortinajes, techos abovedados, y una gran escalinata. El lugar esta ocupado por los mercaderes que ofrecen su mercancia a los fieles que se acercan al templo: así encontramos mesas con dinero, gente vendiendo ganado, en especial: vacas, ovejas, cabras, huevos, palomas. Todos ellos vestidos no de la época de Jesús, sino en el siglo XVII italiano, cuando el autor ejecuta su obra. 

      Jesús aparece en un plano intermedio, vestido con una túnica roja y una manto verde, en su mano un latigo expulsando a los mercaderes del Templo. quienes intentan huir por una puerta situada a la izquierda del cuadro. En el fondo, el autor nos quiere decir que el Castigo Divino siempre llega a aquellos que se han apartado de la fe, para optener de ella su propio beneficio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario